Los primeros aires acondicionados, los aires de ventana

 

No, no os vamos a hablar de los ventiladores de techo sino de los aires acondicionados de ventana. En la actualidad muchas personas solo conocen a los aires acondicionados de Split, pero antes de ellos se crearon los aires acondicionados de ventana y antes de ellos los ventiladores de suelo y los de techo.

Los aires acondicionados de ventana son equipos que se encuentran en la capacidad de realizar la producción del frío y del calor por sí mismos, ya que estos tienen los sistemas para llevar a cabo el tratamiento del aire.

Por lo general de utilizan para climatizar una habitación o un local determinado. La potencia máxima que puede tener una iré de ventana llegas hasta los 6 kW.

El aire acondicionado de ventana debe su nombre a que solo puede ser instalado en una ventana. Solo está en la capacidad de enfriar en temporadas calurosas y calentar las habitaciones en las épocas en las cuales haga mucho frío. Este aparato tiene “resistencias eléctricas” que por lo general tiene incorporadas. Algunas de ellas las fabrican con un circuito de refrigerado que puede ser reversible. Por eso pueden dar frío y calor.

Dentro de sus componentes encontramos una serie de elementos como los son: ” la batería evaporadora”; “la batería condensadora”; ” el motor ventilador” el cual suele ser único y tiene “dos ejes”. Uno de esos ejes de “acopla” a una especie de turbina y está turbina con movimiento guía el aire que va ser acondicionado. Y “el otro mueve el aire hacia el condensador”;

“La plancha separadora” está se encuentra en una zona donde el aire se refrigera y se utiliza como “elemento auxiliar” en el momento que se va a condensar.

“El compresor”, por lo general este suele ser “monofásico”, este tiene un condensador el cual es eléctrico y su tipo de arranque es exterior.

“los sistemas de expansión” “estos se encuentran en forma de tubo capilar”.

“los filtros de aire”, ubicados antes de “la batería que evapora”, es lo que mantiene la limpieza del aire, este filtro captura el polvo y las partículas del aire que es absorbido desde el ambiente.

En la parte baja de la máquina o del aparato se encuentra una especie de bandeja esta bandeja es la que contiene el agua cuando cae producto de una condensación.

La entrada del aire del exterior para que pueda actuar como un refrigerante necesita pasar por el “condensador” esto se lleva a cabo en “la cara lateral o en la cara de atrás del aparato” y si se lleva a cabo como la primera opción entonces este es un aire de ventana propiamente dicho u si se lleva a cabo como la segunda entonces se llama aire de muro.

Las piezas del condensador y de los evaporados, son hechas con tubos de un metal, este metal es el cobre y se les añade unas especies de aletas que son de aluminio.

En el equipo va haber “una placa de mando o de manejo” esto está ubicado como tal en la parte de adelante del equipo y dentro de los mandos que se pueden observar, por lo general están: una perilla para elegir la velocidad del ventilador. Otra perilla en donde se puede escoger el modo en que trabajará el equipo, frío, calor, parada o tipo ventilador. En este mando se pueden observar también el termostato el cual se encarga de regular cómo funciona el compresor.

Por lo general el aire de ventana suele funcionar así: el aire debe entrar al “evaporados” ese vendría siendo el aire que va hacer acondicionado, esto debe estar entre los 19 grados centígrados y los treinta. Y si el aire estuviese más frío se crearía la famosa “escarcha” y esto impide que funcione como debe.

En el caso contrario si llegara a entrar aire muy caliente el compresor tiene que sobre esforzarse y esto puede dañarlo. Hay muchas formas de prevenir todo esto.

A la hora de instalar un aire de ventana debe ser a una altura media y nunca cerca del suelo porque el aire frío suele bajar y no enfriaría la habitación solo el suelo de la misma. Y para instalarlo debe ser un hueco en la pared donde este aparato quede la mitad hacia el interior y la mitad hacia el exterior.

 

Vender por internet en España

 

Si ha considerado la opción de vender por internet en España, entonces queremos explicarle cuales son los pasos previos y los requisitos para poder hacerlo.

Debido a que el internet se ha llegado a convertir en una herramienta indispensable para la vida de la mayoría de las personas, dentro de todo tipo de estrategias y ventas nos queda claro que construir una tienda online podría considerarse como una opción magnifica. Sin embargo, a pesar de que vamos a tener un escaparate diferente al que ya estamos acostumbrados, hay algunas cosas que si coinciden en las formas de montar un negocio con uno local. Como ejemplo, podemos mencionar que antes de comenzar a vender por internet en España, será necesario hacer la elaboración de un plan de negocios, hay que investigar mejor el mercado y por supuesto fijarse una meta y unos objetivos claros.

Plan de negocios y el análisis a realizar a la competencia

Toda empresa que se esté creando, siempre va a requerir que se desarrolle un plan de negocios, este sirve para poder marcar diversos objetivos, identificación del público que tendrás como objetivo y por supuesto la explicación del producto o servicio que estás pensando ofrecer. De la misma forma, al igual que como se haría por medio de un negocio del tipo tradicional, siempre será necesario que puedas hacer un análisis de la competencia, de esta forma podrás establecer el factor diferenciador.

También es necesario conocer de forma previa al funcionamiento de la tienda online, cuales son los requisitos necesarios para poder operar por internet. Recuerda que, al contar con comercio electrónico, es algo equivalente a hacer una actividad del tipo económica, esto hace que sea imprescindible darse de alta en Hacienda y también en la Seguridad Social en forma de autónomo.

Obviamente tendrá obligaciones fiscales como el pago de IVA, IRPF, etc. para lo cual lo ideal es consultar con un asesor fiscal o en la cámara de comercio de tu ciudad.

Otro factor muy importante a tener en cuenta si vendes online son los gastos de envío, los cuales pueden suponer la diferencia entre vender y no vender. Para estar al tanto de las mejores ofertas deberás consultar las diferentes tarifas de los transportistas y averiguar los costes de enviar un paquete en los pesos y tamaños que tu tienda online suela manejar.