Las calderas de calefacción y su evacuación de gases y temperaturas

 

Caldera Junkers Cerapur Excellence Compact ZWB 30/32-1A

Durante los días más fríos es preciso garantizar que el clima dentro del hogar o cualquier otro espacio que se use con frecuencia, brinde las comodidades necesarias para que se sienta realmente agradable. Para esto las calderas de calefacción son excelentes, pues son fáciles de usar, económicas y eficientes.

 

Por estas razones son las más empleadas, al mismo tiempo, se pueden conseguir diferentes tipos según varios estándares, uno de ellos es según el tipo de evacuación de gases. Una de ellas son las de evacuación por tiro natural, esta se refiere a que el mecanismo que emplean es la diferencia que existe entre la densidad de gases calientes y fríos.

 

Los calientes tienen menos peso que lo fríos, así que estos se elevan saliendo por la chimenea. Este tipo de calderas con este tipo de evacuación poseen cámara abierta y en consecuencia necesitan de rejillas de aportación de aire y suficiente ventilación en donde están instaladas.

 

La otra clase es la caldera con tiro forzado, estos expulsan los gases quemados al exterior a través de un ventilador o extractor, el cual se encuentra ubicado en el área superior de la cámara. En este caso requieren de una cámara de combustión abierta o estanca.

 

Cabe destacar, que las calderas de calefacción también se clasifican según la temperatura de trabajo, siendo 3 las divisiones. Las de baja temperatura están por debajo de los 60º, las cuales se aplican a ambientes domésticos.

 

Las de media temperatura, son las que funcionan con un rango entre 50 y 90º, en esta clasificación se ubican la mayoría de calderas de calefacción destinadas al uso doméstico. Por último, las de alta temperatura, las cuales funcionan por encima de los 90º y su aplicación se dan en ambientes donde se llevan a cabo procesos de carácter industrial.

Mas info en http://www.zyzclima.com/productos/calderas/gas/junkers

 

Cómo afrontar la bancarrota

La bancarrota es una de las peores cosas que le pueda ocurrir a una persona. Desde un emprendedor, hasta un humilde trabajador, todos pueden vivir con dolor la perdida de todo lo que se había logrado crear.

La bancarrota es el momento cuando las deudas de la persona son mayores a sus activos, o cuando la persona lo pierde todo. Pero, para algunos, la bancarrota es cuando la persona no ha podido mantener su dinero y ha fracasado en el mundo laboral.

Aunque, la pérdida de todo puede sonar como terrible, es posible afrontar la bancarrota y luchar por un mejor futuro mientras nos asesoramos con un consultor financiero y fiscal.

No aislarse y culparse

Para afrontar la bancarrota es necesario no sentirse culpable por lo que paso. Cuando ocurre un problema, no se deben buscar culpables sino soluciones. La persona no debe enfocarse en pensar que él es un fracaso, sino en buscar formas de salir de la bancarrota lo mejor posible.

Para lograr soportar la bancarrota de una mejor forma, es necesario mantener comunicación con seres queridos que puedan dar apoyo, de modo que la persona en quiebra se pueda sentir más estimulado a seguir con la vida y salir del agujero sin fondo donde él cree que está recluido.

Buscar soluciones por medio del aprendizaje

Todo lo que ocurre en la vida es un aprendizaje, sin importar lo malo que esto pueda ser, todo da lecciones de vida, que ayudan a que la persona sea mucho mejor en el futuro.

La bancarrota debe ser tomada como una lección de vida, donde la persona entienda cuales fueron sus errores y busque forma de enmendarlos para no cometerlos en un futuro. Este tipo de lecciones pueden ayudar a que la persona sea mucho más exitosa de lo que era antes que caer en bancarrota.